Seleccionar página

Arde el motovelero San Francisco de Paula

Corría el año 1952, en el muelle de Huelva había un verdadero trasiego de buques  que iban y venían a cargar los minerales que se obtenían en la zona, para su comercialización en otras ciudades. A pesar de que todo el mundo seguía una metodología tanto en las cargas como en las descargas, todos eran conscientes de que en cualquier momento podía ocurrir un accidente.

El 26 de junio, a las ocho de la tarde, cuando se estaba cargando al motovelero San Francisco de Paula, 474 toneladas de azufre de las 500 que le cabían,  empezó a salir humo de la bodega número uno, cuando la tripulación se percató del humo todos corrieron para intentar sofocar ese incendio, pero fue imposible.

Lo primero dejaron instantáneamente de cargar y todos los tripulantes de la embarcación abandonaron el barco de matrícula de Alicante, propiedad de la “Naviera Valenciana” pues este ardía en llamas las cuales no dejaron de crear pánico hasta las seis de la mañana del día siguiente.

En los primeros momentos se trató de hundir el motovelero, pero ante el inminente peligro de explosión fue remolcado hasta el centro de la ría en medio de grandes llamaradas.

Fueron avisadas todas las autoridades competentes, desde la policía armada y de tráfico, pasando por la guardia civil y urbana, comandancia de marina, etc. Además desde el inicio del incendio estuvieron ayudando en las labores de salvamento, los remolcadores “Salvapes” de la casa armadora González Costas y el remolcador “Fortuna” de la compañía de Riotinto, todo el trabajo fue en vano.

Arde el motovelero San Francisco de Paula

El motovelero procedente de Ceuta, tenía que llevar el cargamento al puerto de Tarragona, pero entre el azufre de la carga y los 14.000 litros de gas-oil que cargaba en los tanques, aquello ardía como una tea.

El motovelero San Francisco de Paula, fue construido en 1945, tenía su motor de 204 H.P. y desplazaba 500 toneladas. Su patrón Vicente Ruiz y su capitán, el alemán “Heddernheim” de Bremen, nada pudieron hacer ante tan espectacular incendio. El buque con el cargamento estaba valorado en seis millones de pesetas.

En los alrededores del Paseo de los Pinzones, se congregaban los curiosos para contemplar el siniestro que tanta repercusión tuvo en tan bello emplazamiento. Esa noche nadie disfrutó de la puesta de sol a las que nos tiene acostumbrados dicho lugar.

Desde aquí agradezco a toda la gente que ayudó y apoyó a la creación de este post y en especial a un marino que le contaba a su hija la historia de un barco que se incendió en la ria de Huelva.

Hugo Martínez