Seleccionar página

SAGUNTO: DIOSES Y HOMBRES

La importancia de una ciudad en el antiguo mundo romano dependía de toda una serie de cosas que la hiciese diferente a otras. Su historia, la situación estratégica de ésta o el número de edificios para espectáculos eran motivo para que una urbe sobresaliese de forma notable. Que fuese una población de primer orden dentro del Imperio.


En el caso del Municipio de Sagunto, las tenía todas: su fundación mítica; el que fuese el Casus Belli de la Segunda Guerra Púnica, una guerra mundial del momento que entre los años 218 al 201 a. C., a favor de romanos y cartagineses, se enfrentaron pueblos de todo el Mediterráneo, con sus respectivas consecuencias; el estar en un cruce de caminos, ya que por ella pasó la Vía Heraclea y posteriormente la Vía Augusta, importantes caminos de comunicación durante la época íbera y romana; su puerto marítimo y comercial por donde entraba la riqueza y la cultura, haciendo de Sagunto una población próspera y opulenta durante cerca de 800 años. También un aspecto importante son los edificios para los ludi: el Teatro, que aunque muy rehabilitado todavía lo conservamos, siendo el edificio romano más reproducido de Hispania en grabados durante los S. XVIII-XIX y fotografías entre finales del S. XIX y principios del S. XX; el Circo, demolido como consecuencia de la expansión urbanística de la década de los años sesenta del pasado siglo; el Anfiteatro, porque también lo tuvo, en el entorno del actual Colegio de Romeu, que solo conocemos por las fotografías aéreas de los bombardeos italianos durante la Guerra Civil Española y unos escasos restos arqueológicos catalogados erróneamente como los de una tumba romana.


Si de todos estos aspectos tuviésemos que escoger uno para hablar de la importancia del Municipio de Sagunto, sin lugar a dudas sería su fundación mítica. Una ciudad o una familia romana cuyos orígenes están relacionados con los dioses es símbolo de prestigio y de afirmar una identidad propia. Un ejemplo de ello es la Gens Julia, que decía ser descendiente de la diosa Venus bajo la advocación de Genetrix o Madre, a la que perteneció el General y Dictador de la República Caio Julio César y por tanto, su sobrino nieto el Emperador César Augusto. Era una forma de legitimar su dinastía y el Gobierno de Roma. Por tanto fue muy venerada por la familia Julio-Claudia.


Dicha fundación está relacionada con uno de los semidioses más importante del panteón greco-romano que llegó a ser un dios. Nos estamos refiriendo a Hércules, el Heracles griego. Fue hijo del dios Zeus, padre de los dioses y de los hombres y de la reina mortal Alcmena, hija del Rey Electrión de Micenas y esposa de Anfitrión. Un aspecto importante de su vida fueron los llamados “Doce Trabajos”. El décimo es cuando roba los toros rojos del gigante Gerión y mata al pastor Euritrión y a Ortro, perro de dos cabezas y cola de serpiente hermano del famoso can Cerbero. Este suceso se sitúa en la isla de Erytheia, que pertenecía a la ciudad fenicia de Gadir, la Gades romana o la actual Cádiz.


Camino de su undécimo trabajo que consistió en robar las manzanas del jardín de las ninfas Hespérides que pertenecía a la diosa Hera, reina de los dioses y diosa del matrimonio, Hércules y sus compañeros harán una parada en su camino, lugar que Tiberio Cacio Asconio Silio Itálico, poeta romano del S. I d. C., relacionará con Sagunto. Su amigo Zacynthos, a causa del calor que hacía, se agachó para beber agua de una fuente ya que tenía sed y pisó sin darse cuenta una serpiente que le mordió causándole la muerte. Zacynthos será enterrado en lo alto de la montaña y Hércules continuará su viaje. Esa zona del Tossal del Castell bien podría relacionarse con la actual Plaza de la Ciudadela ya que es su espacio más elevado. Luego, sus amigos construirán las murallas de la ciudad. El dios Zeus había dispuesto que Hércules se convirtiese en uno de los Doce Olímpicos pero como no podía expulsar a ninguno de los dioses, acabó convenciendo a su esposa Hera para que lo adoptase, convirtiéndose así en un dios. San Jerónimo de Estridón, en su Chronicon, fecha su muerte y deificación en el año 1226 a. C. El 12 de Octubre, los griegos festejaban la Herakleia, festividad que conmemoraba el fallecimiento de Hércules. Este es el origen mítico del Oppidum Íbero de Arse, posterior Municipio Romano de Sagunto.


La realidad histórica será muy diferente. No tendrá ese aspecto romántico y bello de la relación de la ciudad con los dioses. Sagunto, o mejor dicho, el antiguo Oppidum de Arse, se fundará entre finales del S. VI a. C. a principios del S. V a. C. Sin embargo, aunque los hallazgos arqueológicos son escasos y fuera de contexto debido a la ocupación de la montaña a través de los siglos, en el Tossal del Castell ya hubo vida durante la Edad del Bronce, época donde se situaría el origen mítico de la actual Ciudad de Sagunto.

Valentín Cabrera Fombuena
Investigador Histórico
Asesor Cultural de Sagvntvm Avgvsta